sábado, 29 de julio de 2017

George, el Asesino

Todo empezó en casa de la familia Pig, mientras Pepa y George jugaban en el patio. George jugaba a lanzar su dinosaurio al aire, y mientras esperaba entusiasmado a que cayera su dinosaurio, no cayó, y se puso muy triste, hasta que le llegó la rabia al cerebro, cogió un cuchillo y se lo puso en la cabeza, toda su maldad le llegó al cerebro y controló a George.

George había comenzado una nueva vida, la del crimen.

Mató a cada ser vivo que veía, hasta a su familia. George se apoderó de todo el pueblo. También convirtió a su hermana Pepa en un monstruo de Frankenstein, recogiendo y uniendo todos los trozos de su cuerpo. Y nadie supo más de esa ciudad en ruinas.

Lo único que quedó fue un trozo de la cola del dinosaurio de George.



Fin

domingo, 11 de septiembre de 2016

El Libro Encantado

Hace mucho, mucho tiempo, había un niño que se llamaba Sam. Un día fue a dar un paseo por el bosque. Caminaba sin ver sus pasos y de repente cayó por un agujero secreto. Allí encontró un libro, en la portada ponía:

"El libro de las épocas"

Lo leyó. La primera parte trataba sobre el futuro, sobre un presidente que nunca hacía dieta. 
La segunda parte era sobre los pobres del 1612. Hablaba sobre un hombre muy pobre que no tenía pesetas para comprarse una barra de pan. Cuando acabó la segunda parte leyó:

"Fin, espero que te haya gustado, pero ahora viene lo mejor"

Apareció un portal en las páginas del libro, y Sam entró por él.

Apareció en el futuro, y Sam recordó que allí estaría el presidente que no hacía dieta. Miró al cielo y vio una bola gigante que saltaba sobre los edificios, y dijo:

- ¡Es el presidente!

El presidente cayó a su lado, y Sam le dijo:

- Señor presidente, si no se encuentra bien debería comer fruta y verduras.

Al cabo de unos días, Sam fue a visitar al presidente y vio que ya no estaba gordo.

- Gracias, Sam.

Después de ayudarle, Sam volvió a cruzar el portal y fue a 1612. Allí se encontró con aquel hombre tan pobre.

Sam le dijo al señor pobre:

- ¿Quiere que le de cien pesetas para comprarse lo que usted quiera?

- Si, por favor.

Sam le dio el dinero y el señor le dio las gracias, y se fue a comprar comida.

Sam se marchó y se encontró otro portal, éste era de color dorado. Lo atravesó y encontró un gran agujero negro, y a través de él salió del libro.

- ¡Viva, viva!

Después de celebrar su aventura, Sam se fue a casa y guardó el libro en un lugar secreto para que nadie más se preocupara por él.

Al día siguiente, cuando Sam se levantó de la cama, miró a ver si el libro estaba allí, y vio que había desaparecido. Nunca más se supo del libro encantado.



Fin





lunes, 23 de noviembre de 2015

Los Libros Voladores

Erase una vez un señor llamado Enrique que estaba en un hotel. Apareció un tornado increíble, era tan fuerte que podía arrancar diez casas al mismo tiempo. El hotel salió volando por los aires y aterrizó en un bosque. Todo se volvió gris. El señor vio en el cielo una mujer que volaba con libros.

Enrique tenía un libro secreto e intentó hacerlo volar, pero no lo consiguió.

Uno de los libros que volaban con aquella mujer bajó del cielo, saludó al señor, y lo llevó consigo a una mansión antigua. Allí, Enrique, encontró una biblioteca llena de libros.

A la mañana siguiente vio un libro muy viejo. El libro le habló a Enrique.

- Por favor, señor, no me encuentro bien, ayúdame.

El señor intentó arreglarlo y cada vez era peor. Las hojas del libro se caían y la portada se deshacía.

Enrique leyó las páginas y en una frase ponía: este libro fue creado por Enrique.

Fue entonces cuando se dio cuenta de que ese era su libro secreto y de que era el mismo que lo había llevado volando hasta allí.

Enrique se despertó en el hotel y recordó lo hermosa que estaba su mujer volando por el cielo con aquellos libros.



Fin

Micro inspirado en el maravilloso cortometraje

LOS FANTASTICOS LIBROS VOLADORES DEL SR. MORRIS LESSMORE  William Joyce






jueves, 27 de agosto de 2015

Juan y el Monstruo

Había una vez un chico que se llamaba Juan que vivía en Nueva York.

Su madre le dijo que sus amigos le habían invitado a una fiesta de pijamas. Pasaron unas cuantas horas y volvió a sonar el teléfono, Juan lo cogió. Era uno de sus amigos:

- Lo siento, Juan. No puedes venir, tengo la varicela y todos mis amigos también. No podemos hacer la fiesta del pijama.

- No pasa nada - contestó Juan - yo estoy muy cansado y tampoco quiero venir. Adiós.

Cuando ya era de noche, Juan dormía y sonó de nuevo el teléfono. Juan contestó pero nadie hablaba. De repente alguien tocó a la puerta. Juan abrió y... ¡Se encontró con un monstruo de un solo ojo! 

Juan se asustó muchísimo.

El monstruo le dijo:

- Tranquilo, tranquilo, yo soy bueno... He venido a jugar contigo.

El muchacho se tranquilizó un poquito y el monstruo le dijo:

- No pasa nada chico, me llamo John. He venido para ver si quieres ser mi amigo porque todo el mundo se asusta de mí, creo que soy lo más aterrador del mundo. ¿Tu quieres ser mi amigo?

- Claro, a demás te llamas como yo, John es Juan en inglés.

El chico y el monstruo se quedaron dormidos profundamente. Cuando se hizo de día, Juan estaba en la cama y buscó a John por todas partes pero no lo encontró.

En la puerta había una nota:

MUCHAS GRACIAS, JUAN. HA SIDO LA MEJOR NOCHE DE MI VIDA.
                                                                                  UN BESO, JOHN.


Fin



sábado, 1 de agosto de 2015

La Casa del Terror

Había una vez un niño que se llamaba Sam, tenía seis años y era muy valiente.

Un día paseaba cuando, a media noche, se encontró una casa que era muy antigua, estaba abandonada. En el cartel ponía "La Casa del Terror". Entró para averiguar muchas cosas. De repente se encontró un fantasma y se pasó toda la noche allí.

Cuando era de día buscó más cosas, pero no encontró nada. El muchacho buscó libros sobre fantasmas en la biblioteca.

Un día fue a la tienda de "Cazafantasmas" y encontró, por los pelos, la aspiradora "Atrapa Fantasmas 3000".

Cuando volvió a ser media noche, fue a la casa del terror y allí encontró otro fantasma. Puso en marcha la aspiradora "Atrapa Fantasmas 3000" y se lo comió.

Siguió buscando más fantasmas y se encontró con un ejército de fantasmas robots. Al fondo de todo se encontró con el fantasma rey y la fantasma reina, pero la fantasma reina no era un fantasma... ¡Era la casa! Y se había comido a todo su ejército y al rey.

Y Sam, había ido en busca de más cosas y de repente se encontró que la casa era una persona y estaba muerta, hecha de piedra.

El muchacho supo que había pasado, hacía muchos años, cuando la mujer tenía a su marido, estaban haciendo "La Casa del Terror". El marido estaba haciendo el sótano con cemento y la mujer no se dio cuenta y le cayó encima y murió.

El muchacho vio a la mujer en una jaula y la tocó con un palo y todo se rompió.

De repente la casa se destruyó y el niño sobrevivió a la explosión.

La aspiradora "Atrapa Fantasmas 3000" se rompió y salieron todos los fantasmas y fueron en busca de un lugar abandonado para habitarlo.

Pasaron treinta años y el muchacho ya tenía treinta y seis e inventó la aspiradora "Atrapa Fantasmas 4000".

Buscó por todas las casas abandonadas, pero no los encontró.

Inventó un buscador de fantasmas y así encontró a los fantasmas en París.

El fantasma rey planeó su venganza y destruyó París, lo convirtió en un infierno de fantasmas.

El muchacho puso en marcha la aspiradora y atrapó a todo el ejército, pero el fantasma rey escapó.

Sam lo encontró, lo aspiró, pero el rey estaba tan gordo que la aspiradora explotó. Preparó una trampa y el rey cayó en ella y se quedó atrapado para siempre.

El muchacho decidió ser "Cazafantasmas Man" y dijo:

- Desde luego... ¡Seré un héroe!.


Fin